Saltar al contenido
mientrevistadetrabajo

Entrevista indirecta o abierta

Entrevista indirecta o abierta

En el formato de entrevista indirecta, también conocido como abierta, el entrevistador se centrará en realizar al candidato preguntas abiertas, esto quiere decir, que dejará que sea el entrevistado el que tome el peso de la entrevista y desarrolle las respuestas de la froma que considere oportuna.

Esto hace que el entrevistado pueda sentirse menos presionado y mostrar su lado más natural, de hecho, es el formato perfecto para todo aquel que suele preparar la entrevista de trabajo los días anteriores, ya que tiene total libertad para hablar sobre sus inquietudes, puntos fuertes y experiencia.

 

¿Cuándo suelen utilizar la entrevista indirecta?

Es un tipo de entrevista que se suele dar cuando estamos optando a puestos de mando o cargos ejecutivos, en resumen, puestos de alto nivel, en los que se busca que el candidato no solo cuente con un conocimiento amplio de la materia, sino también que tenga una personalidad atrayente o unas características puntuales que aportan valor, como el saber expresarse, la naturalidad, cercanía, saber estar y don de gentes.

Normalmente, el entrevistador que se encarga de realizar una entrevista indirecta, es además una persona con una amplia experiencia en la empresa o un reclutador que trabaja directamente en el mismo departamento en el que se oferta el puesto.

 

¿Qué preguntas se hacen en una entrevista abierta?

Vas a tener una total libertad para responder a las preguntas que te realicen, por lo tanto, trata de desarrollar bien tus respuestas, ser sincero y aportar datos de valor al entrevistador, esto se traduce en potenciar al máximo tus fortalezas y ser capaz de minimizar tus debilidades, adaptarte a la conversación y fluir con ella.

Normalmente, las preguntas suelen ser del tipo:

  • ¿Cómo te describes?.
  • ¿Cuál crees que es tu punto fuerte?.
  • ¿Que crees que puedes aportar a esta empresa?.
  • Hablame de ti.
  • ¿Tienes proyectos de cara al futuro?.
  • ¿Que planes de futuro tienes en mente?.
  • ¿Cómo te ves de aquí a 5 años?.

 

Consejos para afrontar una entrevista indirecta

No tengas miedo en mirar directamente al entrevistador, tratalo como si fuera una persona normal con la que estás teniendo una conversación de trabajo, siempre manteniendo el respeto y las formas.

Trata de no dudar en las respuestas y evita quedarte en silencio, para ello, prepara todas las preguntas y respuestas posibles los días previos a la entrevista, crea un guión.

Desarrolla las respuestas con soltura y naturalidad, no intentes entrar en tecnicismos ni utilizar un lenguaje excesivamente culto salvo que ese sea el tono general de la entrevista, se natural, educado y cercano.

Siempre que las preguntas tengan relación con un posible futuro puesto en la empresa, deja claras tus intenciones de crecer en ese puesto, tanto a nivel personal como laboral, de aportar valor al puesto o de tratar de crecer junto con la empresa, muéstrate ambicioso pero no desesperado.

No trates de causar una buena impresión a toda costa, evita contar anécdotas personales en las preguntas del estilo “hablame de ti”, desarrolla como eres a nivel personal y que puedes aportar a la empresa, no entres en terreno personal salvo que el entrevistador se interese por ello y tu quieras entrar en el tema.