Saltar al contenido
mientrevistadetrabajo

Entrevista individual

Entrevista individual

Cuando hablamos de una entrevista individual, hacemos referencia a la entrevista de trabajo más común y utilizada por todas las empresas del mundo.

Es un formato más cercano y personal, en el que solo intervienen el entrevistador y el candidato al puesto.

Son entrevistas que se realizan en procesos de selección en los que no hay muchos candidatos, debido al tiempo que se suele invertir en cada entrevistado, o también suelen ser utilizadas como paso posterior a un procesos de cribado grupal.

En este tipo de entrevista, lo normal es encontrarnos a una persona amable, que interactúa de forma abierta con nosotros y que trata de conocernos en profundidad tanto a nivel personal como profesional.

Durante una entrevista individual normal, todo debería transcurrir de forma tranquila y relajada.

 

¿Cómo es una entrevista individual?

Podemos dividir una entrevista individual en tres partes, el saludo y etapa para romper el hielo, el desarrollo y la conclusión.

Durante la primera etapa, debemos presentarnos con cordialidad a nuestro interlocutor, dándole la mano de forma firme y relajada, tomando asiento y respondiendo a las primeras preguntas con entusiasmo y positivismo.

En la etapa de desarrollo, debemos mostrar lo válidos que somos para el puesto al que estamos presentandonos, dejando ver nuestros puntos más fuertes y minimizando al máximo nuestras carencias.

Para finalizar la entrevista, despídete siempre de forma educada, agradece a tu entrevistador el tiempo dedicado y no olvides pedirte una tarjeta o email de contacto, nunca su teléfono personal salvo que el te lo ofrezca por iniciativa propia.

 

¿Qué hacer después de una entrevista individual?

Después de realizar una entrevista personal, lo ideal es esperar unos días hasta conocer el veredicto de la empresa. En este tiempo, debes relajarte y repasar todas las preguntas que te hicieron, esto te ayudará a preparar mucho mejor futuras entrevistas en caso de no ser seleccionado, o mostrarte mucho más seguro en caso de una segunda entrevista personal.

Otra de las cosas que puedes hacer durante los días posteriores, es redactar una carta de agradecimiento a la empresa por haberte dado la oportunidad de presentarte a la entrevista.

En ella, debes dejar clara tu ambición por el puesto, tu motivación por formar parte de la empresa y agradecer el trato que recibiste por parte de tu entrevistador.

 

Situaciones de tensión en una entrevista personal

Pueden darse entrevistas en las que el reclutador adquiera un comportamiento mucho más serio, exigente o tenso, esto se debe a que en muchos puestos de responsabilidad, se utilizan técnicas para poder valorar la gestión de las emociones de los entrevistados.

Este formato se conoce como entrevista de tensión.

 

Consejos para superar la entrevista 

  • No tengas miedo de entablar conversación con tu reclutador, haz preguntas sobre lo que consideres importante y responde a todo de forma cordial.
  • No transmitas nerviosismo, evita gestos como cruzar los brazos, morderte las uñas, apretar los puños o hacer movimientos constantes o ruidos.
  • Adopta una postura educada, siéntate recto y relajado.
  • Gesticula mientras hablas, esto transmite seguridad y mejora la comunicación al hablar.
  • Se amable tanto en el saludo inicial como en la despedida, sin importar cómo ha ido la entrevista.

Otros artículos de interés sobre una entrevista laboral: