Preguntas difíciles durante una entrevista de trabajo

Cuando nos enfrentamos a un entrevistador, es posible que las preguntas nos resulten muy fáciles y tengamos una conversación relajada y fluida o que por el contrario, el entrevistador realice algunas preguntas complicadas para ponernos a prueba o elevar el nivel de tensión.

Para que puedas prepararte, a continuación vamos a desglosar las 10 preguntas más difíciles de una entrevista de trabajo junto con las que son las mejores respuestas para cada una de ellas.

Cómo consejo, no trates de aprenderte de memoria todas las respuestas, recuerda que durante una entrevista transmitir naturalidad es un punto muy importante, simplemente basate en estos ejemplos con respuestas para saber cómo afrontar la situación.

Empezamos con la lista.

 

Las preguntas más difíciles que te pueden hacer en una entrevista de trabajo:

 

¿Cuánto quieres ganar en este puesto?

Una pregunta bastante directa e incluso podríamos decir que violenta, ya que el entrevistador querrá saber cúal es tu expectativa salarial.

Para poder dar una respuesta correcta a esta pregunta, debes informarte previamente de cuánto está cobrando de media una persona encargada del puesto al que te presentas en tu sector.

Si no conoces el sector, dedícate a buscar ofertas de trabajo para el mismo puesto e intenta averiguar el sueldo que ofrecen, esto evitará que te quedes corto o muestres unas expectativas demasiado altas para lo que la empresa tal vez podría asumir.

Puedes consultar los convenios colectivos para recabar toda esta información en caso de que no encuentres ofertas de trabajo similares en las que expongan el salario a percibir.

Lo ideal es que nunca des una cifra exacta, sino que hables de rangos, esto es positivo para el entrevistador, ya que verá que eres una persona flexible, con la que puede negociar y que no tiene un fijo en mente a percibir.

La respuesta ideal: Me gustaría cobrar a corde a mi experiencia y cualificación, ¿cúal sería el salario medio que ofrece esta empresa para un perfil como el mío?.

 

¿Por qué contratarte a ti y no a otra persona?

Una pregunta que suele llegar después de haber dejado clara tu preparación y aptitudes para el puesto, en cierto modo, es una pregunta difícil pero positiva, ya que si el entrevistador la realiza, suele ser porque algo le ha gustado de ti y quiere ver como defiendes tu posible candidatura.

Aprovecha esta pregunta para exponer tus puntos fuertes, dejar claro que serás un activo de valor para la empresa y todo lo que puedes aportar al puesto, expresa tu conocimiento de la empresa y el puesto, del sector, todo lo que puedas aportar es positivo en este punto.

Para dar una respuesta ideal, te ponemos este ejemplo:

“He estado durante 7 años trabajando en x puesto, sin ningún tipo de problema, aportando siempre mi visión para la mejora de la empresa desde mis competencias, he conseguido hacer que las ventas subieran un x% en ese periodo, tengo la experiencia y aptitudes necesarias para desarrollar sin problemas el puesto que ofrecéis, me ilusiona trabajar para una empresa como la vuestra, me encantaría crecer como profesional aquí y ayudar a hacer la empresa más grande con mi aportación”

 

¿Qué puntos negativos tenía tu anterior trabajo?

Una pregunta trampa, en la que el entrevistador no solo espera que le cuentes momentos de tensión que hayas vivido, conflictos o situaciones en las que pueda ver tu gestión de las situaciones y emociones, sino que también espera poder obtener alguna información negativa de ti.

Evita hablar mal de tus jefes anteriores ni del trato recibido en la empresa, no critiques las condiciones de trabajo en las que estabas, no expongas que no eras capaz de trabajar bajo presión o que no soportas hacer horas extra.

Evita contar anécdotas que puedan dejarte en una posición de debilidad, como “más de una vez he tenido problemas por no mantener la mesa ordenada” o “Por llegar 3 minutos tarde ya tenía problemas”.

No expreses bajo ningún concepto que cambiar de empresa es algo normal para ti en cuanto consideras que se te exige demasiado, al contrario, transmite que para ti dar el salto a esta empresa es una oportunidad de crecimiento personal y profesional y que estás ilusionado en crecer en ese puesto.

La mejor respuesta: Lo ideal es no criticar la empresa, sus políticas ni a sus directivos, simplemente llevalo a un terreno más personal, habla de que no te sentias realizado, no creías que pudieras dar todo de ti en ese puesto, no te ofrecían posibilidades de crecimiento ni formación a pesar de estar siempre dispuesto a ello… cosas generales que te ayudarán a salir del paso y que el entrevistador valorará como positivas.

 

¿En x periodo estabas en paro, que hiciste ese tiempo?

Una pregunta común cuando el entrevistador echa un vistazo a nuestro curriculum y ve que hemos estado durante varios meses o años sin actividad laboral.

Es un buen momento para hablarle de tus aficiones, formación complementaria que hayas aprendido en ese tiempo, ya sea titulada o autodidacta.

Hablar de proyectos o emprendimientos que te planteaste en ese tiempo, mientras que seguías buscando empleo, es una buena forma de transmitir que eres una persona competitiva y con espíritu emprendedor, que no te gusta estar parado y que en caso de no encontrar trabajo tu mente sigue activa planteando retos y proyectos.

Si has participado en algún programa de voluntariado durante ese periodo, es el momento de exponerlo, nunca está de más que nuestro entrevistador sepa que somos una buena persona y que podemos colaborar incluso sin ánimo de lucro.

 

¿Cuáles son tus aspiraciones de futuro?

Las empresas por norma general, valoran los perfiles que tienen ilusión de crecer en su empresa y que no saldrán corriendo a la primera de cambio o en cuanto llega una oferta similar que les ofrece un sueldo ligeramente superior, en resumen, el compromiso es un punto muy importante.

Explica cuál es tu plan de vida profesional, deja clara tu predisposición a seguir creciendo y formandote, tu ambición por crecer en la empresa y optar en un futuro a un puesto en el que puedas tener más competencias y aportar tu visión para que la empresa crezca.

No entres en el terreno personal, no le hables de que te gustaría casarte, viajar, tener hijos en 5 años, llevalo únicamente al terreno profesional y formativo y deja que sea él quien se interese por tus metas personales.

Respuesta ideal: “Para mi sería perfecto optar a este puesto, seguir creciendo, formándome, ya sea en cursos ofertados por la empresa o por iniciativa personal siempre que sea compatible con mi horario, me encantaría aprender algún nuevo idioma, convertirme en una persona de valor para la empresa, que suma y que puede adquirir competencias en un futuro”.

 

¿Cuáles son tus debilidades como trabajador?

El entrevistador tratará de obtener toda la información posible sobre si realmente eres una persona que es capaz de reconocer sus errores y debilidades, también detectar puntos negativos de tu personalidad, por lo que debes medir muy bien tus palabras, es una de las consideradas como pregunta trampa.

Lo ideal es preparar varios puntos débiles y tener un argumento que los defienda y minimice, evita caer en la típica respuesta de “Soy muy perfeccionista” o “Si me propongo algo, no paro hasta conseguirlo”, se han convertido en una respuesta demasiado típica y dará señales al entrevistador de que has preparado esa parte de la entrevista y que posiblemente ocultas algo.

 

Ejemplo de respuesta correcta: 

Parte 1. exposición de debilidad: “Uno de mis puntos débiles es que no soy todo lo organizado que me gustaría, debo corregir esa parte de mi”.

Parte 2. minimizar tu debilidad: “Por suerte, he aprendido a utilizar herramientas, puse empeño en convertirme en una persona mucho más organizada y productiva y ahora organizo siempre las tareas mediante una agenda, app móvil, programa…y con ello he conseguido mejorar muchísimo en ese sentido”.

Como ves, de una aspecto negativo como sería la desorganización, conseguimos no solo transmitir sinceridad al hablar de una de nuestras carencias, sino que dejamos claro que somos una persona que trabaja el crecimiento personal y se preocupa de pulir sus carencias.

 

¿Te han despedido de algún trabajo anterior?

Esta pregunta también es trampa, de hecho cuando el entrevistador la realiza es por que ya sabe de antemano que has sido despedido y muy probablemente el motivo.

Sé muy sincero, debes exponer sin miedos la situación que llevó a tu despido y evita poner excusas o culpar a la empresa.

Al igual que con tus debilidades, aprovecha el hecho de que cuentes los problemas que tuviste para dejar claro que es una situación que bajo ningún concepto quieres que se repita y que te ayudó para crecer como profesional, todos cometemos errores.

¿Tu mayor error profesional?

Una pregunta que va ligada a la anterior, pero que debes ser capaz de interpretar.

Al entrevistador le interesa saber qué errores cometiste en tus anteriores puestos, pero lo realmente importante para él en esta pregunta es valorar tu capacidad de resolución.

Céntrate en restar peso a los errores y en destacar las soluciones que propusiste en ese momento o como corregiste la situación, hablalé también de cómo gestionarias ahora situaciones similares después de haber pasado por experiencias similares.

Es una de esas preguntas que si sabes llevar bien, puede sumar muchos puntos en tu entrevista, a todas las empresas les gusta contar con gente resolutiva y que sabe lidiar con los problemas.

 

¿Por qué quieres formar parte de esta empresa?

En esta pregunta, el entrevistador se centrará en percibir tus ganas de trabajar en esa empresa, sobretodo, diferenciar si de verdad estás interesado e ilusionado con el puesto, o solo eres un participante más que se presenta por que necesita trabajar.

Si de verdad estás interesado en esa empresa, es una respuesta que se convertirá en un trámite para tí, habla de la empresa, de los hitos que conoces, del sector, de lo mucho que te gusta la actividad que realizan y lo bien que podrías encajar en ella.

Muy importante mencionar que has leído sobre proyectos que han realizado, que tienes buenas referencias de ellos, la idea es transmitirle que conoces de verdad la empresa, algo que conseguirás con una buena investigación previa.

Si consigues transmitir al reclutador una ilusión y ganas de trabajar reales, habrás ganado muchos puntos para ser elegido.

 

¿Por qué estudiaste esa carrera o formación?

Es una forma de conocer tus intereses profesionales, tu forma de decidir tus estudios les puede llevar a descubrir una cierta vocación por el puesto que has desarrollado o que esperas ocupar.

Normalmente, debes destacar todos aquellos estudios que hayas realizado que están estrictamente ligados al puesto ofertado.

Sin embargo, puede darse la situación de que te encuentres en un momento de tu vida en el cual te gustaría dar un giro profesional, no cuentas con grandes estudios relacionados con el puesto y no tienes experiencia. En esos casos lo ideal es exponer de forma sincera por qué quieres dar ese giro, tu predisposición a formarte y convertirte en un auténtico profesional en el puesto y tus ganas de incorporarte para poder empezar a encaminar tu nueva carrera profesional.

Prepara bien la respuesta, contestando cualquier pregunta que realice el entrevistador en ese sentido, mantén una actitud positiva, tanto si cuentas con grandes estudios relacionados con el puesto, como si estás rotando en tu carrera profesional y estás en proceso de formación.

 

Consejos finales para gestionar las preguntas difíciles

Las preguntas complejas, técnicas o difíciles, son algo común en toda entrevista de trabajo, ayudan al entrevistador a sacar toda la información que necesitan sobre nosotros, tanto persona como profesional.

Les ayudan a saber cómo gestionamos la presión, si eres capaz de controlar los nervios y tu capacidad de improvisación.

La clave es preparar correctamente la entrevista, es algo fundamental si buscas tener éxito en un proceso de selección, los días previos debes preparar respuestas para cualquier pregunta posible, evitar quedarte callado, no negarte a responder y tener una salida para cualquier situación que pueda darse.

Mantén la confianza en ti mismo, debes ir convencido de que eres el mejor de todos los que se presentan, solo falta transmitirselo al entrevistador.

 

Más información que puede interesarte: