Preguntas y respuestas en una entrevista de trabajo

Cuando estamos preparando un proceso de selección, uno de los factores que más preocupa al entrevistado es saber las preguntas de una entrevista de trabajo.

Por normal general, siempre vamos a encontrarnos con preguntas repetidas, las cuales suelen ser las típicas que todo entrevistador realiza para saber cómo eres y tener algo de información personal de cada candidato.

A lo largo de esta guía, vas a encontrar las preguntas más frecuentes que se realizan en las entrevistas laborales, junto con las mejores respuestas que puedes dar, además de consejos para que seas capaz de llegar a cita con la mayor soltura posible.

Toda entrevista tiene como principal objetivo saber como es el candidato, sus puntos fuertes, debilidades y honestidad.

Una de las claves para salir airoso de cualquier pregunta, es dar una respuesta siempre sincera, no inventarte datos, títulos o anécdotas con el fin de ganarte al entrevistador.

 

Consejos principales sobre preguntas y respuestas

  • El primero de los consejos es que bajo ningún concepto trates de convertirte en un robot, no memorices y repitas respuestas, ya que una misma pregunta puede ser respondida de diferentes formas y el entrevistador se dará cuenta muy rápido de que estás interpretando un papel.
  • Nunca incluyas errores graves que has cometido en puestos de trabajo anteriores en tu respuesta, trata de minimizar tus debilidades y potencia siempre que puedas tus puntos fuertes, de forma natural cuando alguna de las preguntas te de la oportunidad.

A continuación, vamos a mostrarte un gran número de preguntas y respuestas que suelen darse en los procesos de selección, el objetivo, es que los utilices para preparar tu entrevista, sin memorizarlos, úsalos para saber a que puedes enfrentarte y simula con un familiar o amigo una situación en la que tengas que responder a estas y otras muchas preguntas.

 

Preguntas para romper el hielo, las primeras

Uno de los momentos tensos en una entrevista de trabajo, es justo cuando llega nuestro turno, debemos entrar en una habitación, presentarnos al entrevistador y como en toda situación en la que debemos interactuar con un desconocido, tenemos la presión de saber que solo hay una oportunidad para causar una buena impresión.

Los primeros minutos de una entrevista, son utilizados siempre para romper el hielo, tanto por parte del entrevistador como para que el candidato se sienta cómodo.

En estas primeras preguntas, por norma general el entrevistador hará preguntas generales y comentarios situacionales, cómo los que te detallamos a continuación:

 

¿Que frío/calor hace hoy no?.

Una pregunta típica, que todos realizamos como icebreaker ya sea en la típica conversación de ascensor o para romper un silencio incómodo.

Simplemente opina sin miedo, uno de los mejores consejos que podemos darte para empezar la entrevista, es aprovechar estos minutos de preguntas abiertas para dejarte llevar, ser tú mismo y relajarte.

 

¿Qué tal el  trayecto?,¿te encuentras cerca de la oficina?.

Otra pregunta típica, es posible que te pregunten en caso de que la empresa cubra el viaje desde otra ciudad, (vuelo o tren) y se interese por si has estado a gusto o no durante el trayecto.

En caso de que sea la empresa la que cubre el viaje, habla bien de él y agradece el detalle de haber pagado el viaje o alojamiento para recibirte.

 

¿Había mucho tráfico?

Pregunta que puede ser utilizada para romper el hielo, o en tono irónico en caso de que hayas llegado tarde a la entrevista.

Si se trata de la segunda opción, discúlpate y no pongas excusas, aprovecha para decir que si, que estaba un poco complicado y que sientes esos minutos de espera.

 

¿Te llamo por tu nombre completo?

Normalmente, una pregunta que todo aquel que cuenta con un nombre que puede ser sustituido por un diminutivo suele recibir, como por ejemplo Antonio / Toni, Javier / Javi…

Responde con sinceridad y dile al entrevistador con qué nombre te sientes más cómodo.

 

Preguntas sobre el puesto y la empresa

Otro de los grupos de preguntas a los que puedes enfrentarte, son aquellas orientadas a tu nivel de conocimiento sobre la empresa, el sector, puesto, responsabilidades… para saber si de verdad eres una persona interesada en el puesto, que se ha informado o conoce la empresa y como no, para obtener la información necesaria para poder saber si eres un candidato que puede complir con sus necesidades o no.

Son preguntas de bastante valor para el entrevistador, por lo que trata de ser sincero y no meter la pata.

Algunas de las más frecuentes, son las siguientes:

 

¿Qué puedes decirme de nuestra empresa, la conoces?

Una de las preguntas más repetidas en las entrevistas, es una muy buena forma para el entrevistador de saber si de verdad te has preparado la entrevista, has investigado y has puesto interés en saber cual es la actividad de la empresa, sus logros, proyectos principales, sector, producto o servicios.

Los días previos, trata de prepararte bien en ese sentido, reúne toda la información posible referente a la empresa, al puesto a desarrollar y demuestra que de verdad estás interesado en ocupar el puesto.

 

¿Sabes en que se basará tu trabajo?

Otra de las preguntas con la que el entrevistador tratará de cuantificar el nivel de dedicación y preparación que has puesto en la entrevista, infórmate bien sobre cuáles son las funciones que desarrolla una persona ocupando el puesto al que te presentas, reúne también todas las titulaciones y experiencia laboral que tengan relación con el puesto en cuestión.

Cómo recomendación, prepara también un pequeño desarrollo en el que puedas contar todas las virtudes que posees que pueden ser de valor para el puesto, a nivel profesional o personal.

El objetivo es que puedas transmitir al entrevistador que no solo eres la persona indicada a nivel de preparación, sino que también puedes convertirte en un activo de valor para la empresa.

 

¿Que te hace pensar que eres el candidato ideal para ocupar el puesto?

Al igual que en la pregunta previa, la idea es conseguir convencer al entrevistador de que somos una persona que puede aportar mucho a la empresa, aquí es donde debes explotar tus virtudes, conocimiento sobre la empresa y el sector, valor añadido que ofreces al puesto o experiencias previas en las que hayas tenido éxito.

 

¿Tienes algún contacto o conocido dentro de la empresa?

Es algo muy preguntado, normalmente a los reclutadores les interesa saber si tienes un conocido trabajando en su empresa, esto hará que puedan preguntarle directamente antes de tomar una decisión y en caso de que esta persona hable bien de ti, ganes muchos puntos de cara a una posible selección.

 

Preguntas sobre Estudios, Formación y Experiencia

Uno de los puntos a tener en cuenta en toda entrevista y que posiblemente, ocupará gran parte de ella, es la sección dedicada a tu formación y experiencia laboral.

Los entrevistadores son conscientes de que todo el mundo omite ciertas cosas o añade otras en su currículum vitae que tal vez no son exactas, ya sea para adornarlo o para tratar de ocultar etapas oscuras.

Con estas preguntas, los entrevistadores podrán valorar si de verdad cumplimos con lo que consideran requisitos para optar al puesto.

Esto engloba todo tipo de preguntas relacionadas con puestos que has ocupado en el pasado, dudas sobre tus estudios, logros, errores…etc.

 

¿Qué experiencia tienes en el sector de nuestra empresa?

Una pregunta típica que vemos en todas las entrevistas, toca hablar de tu experiencia laboral relacionada con el puesto ofertado, empresas en las que hayas tenido relación con las actividades que actualmente realiza la empresa, habilidades con las que cuentas que pueden ser interesantes para tu puesto…etc.

En caso de que no tengas experiencia en el sector, habla de cursos relacionados y estudios que sí tengan relación y que hayas completado y muestra tus ganas por poder empezar a trabajar de ello y que te adaptas rápido, además de estar abierto a formación si fuera necesario.

 

¿Sabe usted hablar en otros idiomas?

En todas los procesos de selección, seremos preguntados por los idiomas que controlamos, así como el nivel que tenemos con cada uno de ellos.

En muchas entrevistas, es posible que incluso el entrevistador directamente pase a hablar en otro idioma si ese se considera un requisito indispensable y terminéis la entrevista en inglés u otro idioma de interés para el puesto.

 

¿Has sido despedido de algún puesto en el pasado?, motivo.

Si has sido despedido en el pasado de otra empresa, se sincero y explica la situación, asume tus errores y deja claro que es una situación que bajo ningún concepto te gustaría que se repita, que has aprendido de ello y que ahora eres una persona mucho más productiva gracias a ello.

No mientas ni trates de ocultar lo ocurrido, ya que el entrevistador puede a posteriori investigar sobre tu pasado, pedir referencias a antiguas empresas y descubrir que has tratado de engañarlo, lo que terminaría con todas tus opciones de cara a obtener el trabajo.

 

¿Podemos consultar referencias suyas a otras empresas?

Muchas veces olvidamos por completo el hecho de añadir referencias a nuestro curriculum, sería ideal que te presentes junto con un listado de anteriores compañeros, encargados o jefes con los que hayas trabajado y que sepas que hablarán bien de ti si se les pregunta.

Llegado a este punto, es el momento idóneo para recomendarle al entrevistador contactos o empresas por las que tu paso haya sido destacable.

 

¿Cómo conseguiste tu trabajo anterior?

Deja claro que eres una persona que siempre persigue sus metas, explica cómo pusiste empeño en formarte para el puesto, cómo te informas siempre  los días previos de la empresa e intentas detectar todo lo que podrías aportar si terminan decantandose por tu candidatura.

 

¿Cúal ha sido tu mayor éxito laboral?

Explica con honestidad todo lo que has conseguido aportar a las empresas en las que has estado y resalta aquel momento de tu carrera que consideres más importante, esto puede ser una época en la que mejoraste la productividad, ventas o aportaste una idea innovadora que terminó por convertirse en un éxito.

 

¿Has cometido algún error grave dentro de una empresa?

Una pregunta en la que se pondrá a prueba tu honestidad, en caso de haber pasado por algún momento difícil en un anterior trabajo y que esa situación venga producida por un error tuyo, cuenta la situación con sinceridad, analiza por qué ocurrió y explica que aportó a tu vida profesional para convertirte en un mejor profesional.

 

¿Has ocupado puestos de responsabilidad?

Con esta pregunta, el entrevistador tratará de averiguar si ya has ocupado un puesto importante antes, algo que le hará ver que eres una persona en la que se ha confiado anteriormente, has tenido personal a tu cargo, tienes capacidad para liderar y sobretodo, eres una persona que es capaz de aguantar la presión y responsabilidad que suele venir provocada por un alto cargo en la empresa.

 

¿Cuales son tus planes dentro de esta empresa?

Detalla cuales son tus metas dentro de la empresa, por que la has elegido, por que te gustaría incorporarte, deja claras tus intenciones de crecer profesional y personalmente dentro de ella, así como aportar todo lo que esté en tu mano para desarrollar tu puesto de la mejor de las maneras.

 

Preguntas personales y profesionales

Son aquellas que responden única y exclusivamente al contexto laboral y personal, ayudarán al entrevistador a conocerte en profundidad, tanto a nivel laboral como personal, es un punto de la entrevista en el que debes ser capaz de potenciar tus virtudes y minimizar tus puntos débiles.

 

¿Cuales son tus fortalezas?

Aprovecha esta pregunta para analizarte, detecta todo aquello que siempre se te ha dado bien, no solo a nivel profesional, sino también en tu día a día, es una respuesta perfecta para hablar sobre la puntualidad, lealtad, confianza en ti mismo, flexibilidad, capacidad para adaptarte a diferentes situaciones o autonomía.

 

¿Qué aportarías a la empresa en caso de contratarte?

Olvídate de empezar a enumerar una lista de cosas positivas que puedes ofrecer en caso de ser el candidato elegido, llevalo a un tono más espiritual, deja claro que en caso de contratarte, darás todo por la empresa, buscarás y aportarás soluciones, si has estado estudiante la empresa días previos, es un buen momento para comentar puntos que crees que podrías implementar en determinados proyectos.

 

¿Cómo te describirías profesionalmente?

Una de las mejores respuestas a esta pregunta, la encontrarás hablando con alguno de tus familiares o amigos, cuéntale que estás preparando una entrevista de trabajo y pídele que te diga todo aquello que piensa de ti, que te describa, que hable de ti como si le contara a otra persona quien eres.

Sobretodo, añade aspectos como: “Soy de mente abierta, flexible, confío en mí mismo, soy una persona con metas, ambición, ganas de mejorar personal y profesionalmente… ”.

 

¿Crees que puedes trabajar bajo presión?

Sé sincero en esta pregunta, ya que es posible que por mucho que quieras trabajar en un puesto en el cual se trabaja bajo presión o estás sometido a un gran estrés diario, no seas capaz de hacerlo, o no rindas lo suficiente, por tanto, se sincero y responde que tal te encuentras en un ambiente de este tipo.

 

¿Cómo mediarias en un conflicto laboral?

Limitate a decir que siempre tratas de evitar cualquier tipo de conflicto, pero que en caso de darse, eres una persona con la que se puede razonar, que te gusta escuchar las opiniones, respetas los diferentes puntos de vista y tratas de reconducir la situación siempre buscando lo mejor para la empresas y el grupo.

 

Preguntas en una entrevista de trabajo sobre sueldo

Todas aquellas preguntas en las que el entrevistador tratará de averiguar si nuestro interés en la empresa es meramente económico o por el contrario, además de estar interesados en conseguir un sueldo mensual, también contamos con ganas y motivación de aportar valor a la empresa.

¿Que sueldo esperas recibir en este puesto?

Una pregunta en la que debes ser sincero, siempre conociendo los sueldos medios que el sector ofrece para el puesto ofertado y las responsabilidades ofrecidas, comunica tu intención de cobrar al menos la media o trata de negociar un sueldo más alto si cuentas con una gran cualificación y muchos años de experiencia.

 

¿Cómo te ves económicamente de aquí a 5 años?

Una de las consideradas pregunta trampa, el entrevistador intentará con ella conseguir información sobre nuestras intenciones de permanecer en la empresa o si por el contrario, consideramos ese puesto como algo temporal.

Para mejorar tus posibilidades, transmite tus ganas de formas parte de la empresa a largo plazo, ascender y aportar lo máximo posible, por tanto, una buena respuesta puede ser que dentro de 5 años, te ves en la misma empresa, con más responsabilidades y un puesto en el cual puedas aportar más valor.

 

¿Trabajarías en esta empresa aunque el sueldo no supere tus expectativas?

Siguiendo la tónica de este bloque de preguntas, de nuevo, el reclutador buscará la forma de valorar si tu interés en el puesto es meramente económico, trata siempre de transmitir tus ganas de incorporarte a la empresa, en este caso, negocia siempre en beneficio propio, respeta tu cualificación y experiencia, por tanto, mantén la puerta abierta a percibir un sueldo inferior, siempre y cuando nunca esté por debajo del sueldo medio de tu puesto y sector.

 

Preguntas sobre trabajo en equipo

Bloque de preguntas pensado para saber más sobre tu personalidad y capacidad para trabajar en equipo, un fragmento de la entrevista laboral que debes aprovechar para desarrollar respuestas en las que potencies tus virtudes y facilidad para trabajar en equipo y comunicar.

¿Para ti es mejor trabajar solo o en equipo?

Pregunta clave en toda entrevista de trabajo, en la que debes ser honesto y a su vez jugar con la respuesta.

Tanto si eres una persona que trabaja bien por su cuenta como si adoras trabajar en grupo, abre ambas puestas, como por ejemplo diciendo: “Soy una persona versatil en ese sentido, me gusta trabajar de forma individual, ya que me considero bastante resolutivo y no tengo problemas en encontrar soluciones para sacar una tare adelante, pero a su vez, también disfruto de los proyectos en equipo, ya que es bueno tener diferentes puntos de vista para enfocar un proyecto, me gusta comunicar y en absoluto entro en conflictos de opiniones”.

¿Que crees que podrías aportar a un equipo de trabajo?

Pregunta ideal para que cuentes todo lo bueno de ti, habla de lo bien que comunicas, de tu facilidad para entablar relaciones laborales y tu capacidad para aportar soluciones al grupo, si lo consideras, puedes dejar ver que también cuentas con liderazgo y que no te da miedo llevar el peso si es necesario.

¿Que consideras negativo y positivo ala hora de trabajar en grupo?

Podríamos decir que es una pregunta trampa, no caigas en la tentación de responder que consideras negativo trabajar en equipo por problemas de comunicación, por dificultades para relacionarte…etc.

 

Preguntas en una entrevista de trabajo sobre la empresa

Uno de los bloques más importantes que se pueden dar a lo largo de un proceso de selección, gracias a esta serie de preguntas (o similares), el entrevistador podrá averiguar si has preparado la entrevista, informandote previamente de la empresa, su sector, actividad, historia o logros…

¿Que sabes sobre esta compañía?

Aprovecha las horas de preparación e investigación previas a la entrevista y cuéntale al entrevistador todo lo que sabes sobre ellos, siempre con entusiasmo y dejando ver tus ganas de formar parte de la empresa.

¿Donde te enteraste de esta oferta de trabajo?

Suele ser una pregunta de trámite, sin más explicale como te enteraste de la oferta y que de inmediato te preparaste para ella, ya que te encantaría optar al puesto.

En caso de que te hayas enterado por un conocido que trabaja en el lugar o tiene relación con la empresa, es un buen momento para contarlo y ofrecer tus referencias.

¿Que opinas de nuestro producto/servicio?

Da tu punto de vista sobre la actividad de la empresa, deja ver que te encantaría poder ayudar a mejorar el servicio o producto que ofrecen y que has estado estudiando tu metodología de trabajo para en caso de selección, poder aportar lo máximo.

¿Por que te gustaría formar parte de esta empresa?

Aprovecha para transmitir de forma sincera al entrevistador tus ganas de ser contratado, suele quedar bien el hecho de añadir frases como “es una empresa perfecta para crecer tanto profesional como personalmente”.

 

Preguntas personales en una entrevista de trabajo

No se trata de preguntas sobre nuestros gustos o aficiones, sino algo más profundas, en las que tendrás que desarrollar tu forma de pensar y sentimientos, expresar tus fortalezas y tratar de minimizar tus debilidades.

¿Por qué debo contratarte a ti?

Una pregunta en la que claramente buscan que nos vendamos, aprovecha para dejar ver lo buen profesional  y persona que eres, la cantidad de soluciones que puedes aportar, tu valor como trabajador y tus ganas de aportar.

¿Por qué dirías que eres mejor que los otros 3 candidatos?

Pregunta trampa, no trates de pisar al resto de candidatos, menospreciarlos ni faltarles el respeto, busca sobresalir hablando de tus virtudes, preparación, experiencia, motivación profesional y ganas de subirte al barco.

¿Te ves en esta empresa en 3 años?

De nuevo, pregunta trampa, se busca una respuesta positiva, durante los procesos de selección siempre se valora que el trabajador tenga sentimiento de pertenencia, que no vea tu empresa como algo temporal o pueda dejarte tirado a la mínima oferta.

¿Que harías si llega otra empresa que te paga más?

A todos nos mueve el dinero cuando se trata de trabajo, sin embargo, debes dejar claro que no todo en la vida es el dinero y que ese no sería el único aspecto que tendrías en cuenta para irte, deja ver que pondrías la empresa por delante de unos euros más al mes.

 

Y hasta aquí nuestra recopilación de preguntas que se hacen en una entrevista de trabajo, esperamos que todo este contenido te ayude a conseguir el trabajo de tus sueños.

Si quieres aprender aún más sobre como tener éxito en una entrevista laboral, te recomendamos los siguientes artículos: