Entrevista directa o dirigida

Se trata de un formato de entrevista en el que el entrevistador mantendrá todo el peso de la entrevista, esto quiere decir que mantendrá una estructura y guión al que debes adaptarte, siendo capaz de dar respuestas claras y concisas a preguntas muy concretas, en las que no vas a tener mucho tiempo para pensar una respuesta y sobretodo, no debes extenderte mucho en su desarrollo, simplemente aportar la información solicitada.

En este tipo de entrevista, el entrevistador suele contar con un cuestionario que si o si debe rellenar con la información de cada candidato, luego puede realizar mas preguntas si lo considera necesario una vez finalizadas las estipuladas.

NOTA: Si ves que el entrevistador ya ha completado el cuestionario, deja de apuntar respuestas o cambia el tono de la entrevista para conocerte más a nivel de personalidad, con preguntas abiertas o genéricas, posiblemente es que te considera un candidato fuerte y quiere saber un poco más de ti.

 

La estructura de una entrevista directa o dirigida

En los primeros minutos de la entrevista, el reclutador se ceñirá a su guión estipulado, esto se traduce a que tendrás que responder a preguntas profesionales o personales de forma clara y sin profundizar demasiado.

Es posible que toda la entrevista se ciña al cuestionario estipulado o que el entrevistador decida pasar a un formato más abierto en el que te dejen algo más despacio para desarrollar ciertos temas.

Son entrevistas utilizadas en fases tempranas de los procesos de selección, a modo de criba, en aquellos puestos en los que hay muchos candidatos y necesitan afinar el perfil de cara a entrevistas más profundas.

 

Preguntas de una entrevista directa

Por norma general, nos enfrentamos a preguntas que no dan lugar a desarrollo, directas como su nombre indica, del tipo:

  • Experiencia en el puesto.
  • Estudios.
  • Salario esperado.
  • Conocimientos y estudios.
  • Información sobre puestos de trabajo pasados.
  • Fechas y datos a nivel currículum.

 

Consejos para afrontar una entrevista directa

El primero de los consejos que debes tener en cuenta, es aprenderte lo mejor tu curriculum vitae, esto incluye las fechas en las que inicias y terminas periodos de estudio o trabajo, los nombres de empresas pasadas y cargos, cursos o formación adicional realizada y en que fechas…etc.

Ten preparadas respuestas, tanto a posibles preguntas directas como las mencionadas arriba, como también alguna del tipo genérico, como hablar sobre ti, tus metas o planes de futuro.

Al igual que preparas preguntas genéricas, no dejes de lado preguntas difíciles como pueden ser por que estudiaste esa carrera, por qué decidiste dejar tu anterior trabajo o que hiciste en ese periodo en el que has estado desempleado. La idea es contar con una salida rápida para cada situación que pueda plantearse durante la entrevista.

Antes de responder, date un segundo de pausa para pensar la respuesta, es mejor tardar un segundo en responder que dar una respuesta dudosa o errónea que tire por tierra tu candidatura y aunque los entrevistadores valoran negativamente los silencios y pausas antes de responder, si es algo puntual, posiblemente empatizarán contigo y sabrán que simplemente se debe a los nervios del momento.